Los últimos dos años han traido muchos cambios para mi – sobre todo cambios de residencia. Una mudanza siempre viene bien para seguir al Santo Papeleo. Más que una mudanza te lleva definitivamente a la búsqueda del Formulario Últimativo. Tengo dudas de que este formulario existe, ya que debería contener todos tus datos y esto, desde luego, sería una pesadilla para todos los protectores de datos. Pero también sabemos que existe un lugar donde no quieren recordarse, donde un formulario así podría existir – al menos si creemos un disidente de nombre Eduard Snowden. Pero como su vieja empresa no quiere publicarlo, me espero hasta que alguien con menos derechos de autor saca fotocopias.

Una mudanza quita tiempo, sueño y patria. Es una experiencia extrema que te engancha al mundo real. Tanto más me alegro que todavía queda un punto fijo en el mundo virtual: recientemente mi blog ha superado las cien mil visitas. No es que yo hubiera participado mucho en ello. (Algunas visitas serán mias pero la mayoría no.) Pero tengo la sensación que he podido compartir mis conocimientos con miles de usuarios. Creo que esto no es poco teniendo en cuenta que en este blog no hablo sobre el cotilleo televisada sino intento poner algo con contenido. Hoy en día, mi blog recibe entre dos y tres cientos visitas cada día laboral. Los fines de semana es menos – pero aún así asusta cuánta gente no parece estar de mudanza los sábados y domingos.

Lo que me gusta es que he recibido preguntas y comentarios – y mucho de ellos positivos. Hace 90000 visitas todavía no he tenido ninguno. Así, es otro éxito. Quiero dar las gracias a mis lectores por participar. Para mi es una motivación de seguir escribiendo.

Lectura adicional

Artículos relacionados
Motivación para mudanzas