Hay muchos artículos sobre cómo conseguir un trabajo. Normalmente lo escribe un empleado del departamento personal para los candidatos que solicitan un trabajo. Este artículo es el caso contrario. Lo escribe un empleado para aquellos que seleccionan empleados.

La empresa que no consigue empleado

Los empleados del departamente personal suelen dedicarse todos los días a hacer entrevistas de trabajo. Así no sorprende que suelen tener más experiencia que los candidatos. Pero igual como un candidato mal preparado, un entrevistador también puede conseguir dañar su reputación (y, además, la de su empresa) de forma irreparable con pocas faltas. Es fácil evitarlo, pero mi experiencia ha demostrado que tampoco es tan fácil.

Unas “perlas” de mi experienca como candidato:

  • Esperar media hora o más a la entrevista.
  • Esperar veinte minutos de pie sin que nadie me atienda. (Sic!)
  • Pedirme que escriba a mano mi currículum de memoria en un formulario mientras espere al entrevistador a que ya envié mi currículum en formato Microsoft Word.
  • Tener un entrevistador que no sabía explicarme, por qué debía entregar dicho currículum manuscrito. (Son reglas que se inventan en recursos humanos, ¡yo qué sé por qué!)
  • Descubrir que el entrevistador no se había leído nada de mi currículum.
  • Tener un entrevistador de emergencia no preparado porque el que debía hacer la entrevista no estaba.
  • Conocer a una headhunter que me pedía que rastreaba una bolsa de trabajo online pública por puestos de trabajo en que podía encajar y enviarme los enlaces para que ella pueda presentarme a la empresa.
  • Solicitar que vaya a empezar en una empresa lo más rápido posible sin ni siquiera hablar del salario.
  • Ser rechazado entre otras razones porque no vivía en el sitio X, cuando expresé mi deseo a mudarme al sitio X.

Todavía no sabes qué empresa es y qué puesto de trabajo ofrecen, pero ya tienes la sensación de mejor intentarlo en otro sitio. Así de contundente pueden ser seleccionadores de personal.

También existe el otro extremo: una empresa, que paga el viaje y el hotel para poder atender a la entrevista de trabajo. Para comenzar a trabajar, te paga la mudanza, un piso temporal para tres meses, la búsqueda de un piso y un salario extra para que no te arrepientes por irte con ellos. Para una empresa así trabajo hoy.

Entre los dos extremos quedan muchas opciones. Pagar tanto a los futuros empleados es un lujo que muchas empresas no se pueden permitir, pero tener la actitud correcta hacia los candidatos es gratis. Y este artículo va sobre esta actitud.

El anuncio

El anuncio es la primera impresión que tiene un candidato de tu empresa. Los buenos candidatos aplican los mismos trucos para conocer a tu empresa que tú usas para conocer a los candidatos. Ellos leen entre las líneas. Y un anuncio contiene muchos metadatos.

El título

No hace falta que diseñes el anuncio como una publicidad para vender algo que la gente no necesita, porque alguien que busca un trabajo ya está dispuesto a leerlo. Lo que importa es que la gente lo encuentre entre miles de otros anuncios. No pongas algo inespecífico “Buscamos los mejores talentos”. El primer filtro es el qué y el dónde. “Ingeniero de software C++ en Madrid” es un buen título.

El aspecto

El cuerpo del anuncio debería estar bien estructurado. Yo suelo leer los anuncios al revés: primero qué experiencia piden, entonces qué contenido tiene el trabajo y luego qué es la empresa. Es más práctico así, porque si no tengo la experiencia requerida, entonces el resto ya no hace falta leer. Y si no me gusta el tipo de trabajo, entonces tampoco necesito saber, para qué empresa.

Con esto no quiero decir que escribes tu anuncio al revés – es correcto empezar con la descripción de la empresa, luego el puesto y finalmente el candidato. Lo que pido que sean secciones claramente reconocibles. A ti tampoco molesta que un currículum empiece con los datos personales siempre y cuando es fácil de encontrar lo que te interesa probablemente primero: la formación y experiencia laboral.

Si rellenas un formulario para anuncio en una bolsa de trabajo en Internet, entonces hazlo tan bien, como tú puedes aceptar que los candidatos hayan rellenado el formulario para publicar su currículum. Errores ortográficos o un mal lay-out no atraen justamente a los superdotados con amor al detalle. Tampoco te pases hacia el otro lado. Si busco un empleo en una empresa pequeña, me da más confianza, si el anuncio no parece haber creado por un diseñador profesional.

Los requisitos mínimos

Para mayor claridad pon los requisitos para los candidatos en dos listas.

  • Una para los requisitos mínimos
  • Otra para los requisitos deseables

No exijas veinte requisitos mínimos a un candidato. El único que realmente los tiene es la persona que acaba de abandonar tu empresa. Otro candidato o bien no los toma en serio y te envía una solicitud aunque cumpla sólo con cinco, o los toma en serio y no te envía nada aunque tú lo emplearías cumpliendo con sólo cinco requisitos mínimo. En ambos casos da la impresión que él no es el mejor para esto puesto y tu empresa no la mejor para él.

Para un desarrollador de software, los requisitos mínimos son normalmente cinco y siempre menos que diez.

  1. La formación mínima
  2. El lenguaje de programación principal
  3. Las tres bibliotecas y herramientas principales sólo si son imprescindibles
  4. La experiencia mínima en hacer algo
  5. Saber inglés.

Todo lo demás es requisito deseable. Esta lista es más libre, pero también es necesario evitar lo obvio y ser específico. Tener alguien que sabe todo siempre es deseable. No obstante tu empresa no querrá pagarle todo. Limita los requisitos a lo que trae un valor añadido a tu empresa y su salario.

Frases vacías

Sony vende equipos electrónicos, Telefónica es una operadora de telecomunicación, Siemens vende máquinaría eléctrica. El electricista de tu barrio se vende como experto en equipos electrónicos, telecomunicación y máquinaria eléctrica. ¿Un solo hombre sabe tanto que los miles de empleados de tres grandes compañías?

Tu empresa puede aparentar más cuando en menos dominios tiene experiencia. Igualmente puede impresionar más, si el lenguaje del anuncio de puesto de trabajo está redactado sin palabras “gloriosas”.

Expresiones en una descripción de empresa y su significado real
Expresión Significado
Somos líder No somos líder. Una empresa realmente líder no pondría “líder”. Pondría “somos la empresa de X más grande del mundo”.
Somos una empresa líder en nuestro sector Nuestro sector es la venta de pan en nuestro barrio y sólo hay dos panaderías. Podríamos poner “somos la productora de pan más importante en nuestro barrio.” Como esto queda ridículo, ponemos “líder”. No obstante, queremos decir lo mismo.
Colaboramos con las empresas líder Mal: vendemos pan a sus empleados
Peor: Somos una empresa de subcontratación
Somos una consultoría Al contrario de una ETT, no alquilamos trabajadores para trabajos manuales, sino alquilamos empleados con formación universitaria. Si el cliente ya no los quiere, les buscamos “otro proyecto”. O al menos, esto es el mito en que creemos.
Somos una consultoría pequeña Somos una consultoría cuya oficina es en un apartamento de cuatro habitaciones.
Buscamos los mejores talentos Bien (gran empresa de un país con ranking económico AAA): podemos permitirnos los mejores salarios.
Mal (todos los demás): copiamos y pegamos frases de otros anuncios
Plan de formación continua Mal: todos los días aprendes algo nuevo en el trabajo.
Mal también: ofrecemos cursos, pero únicamente fuera del horario laboral.
Peor: la parte variable de tu salario depende de si vas a hacer estas horas extras.
calidad Bien: antes que toques la primera cosa, dedicas un mes a leerte los procedimientos de la elaboración, implementación y verificación de los distintos niveles de requisitos.
Mal: lo importante es que funcione
La satisfacción de nuestros clientes nos avala. Pero tú no eres cliente sino empleado. Y sobre esto mejor no escribimos nada.
Somos una empresa de 100% capital español. Y por eso no esperes que oranizamos el trabajo como los alemanes.
Nuestra plantilla tiene un 100% de ingenieros No obstante, en la oficina trabajan empleados de dos empresas más. La “subcontrata basura” para las mujeres de limpieza y demás empleados y el “club de amiguetes” para los altos cargos.
La edad media de nuestra plantilla es de 27 años. Mal: Tu jefe tiene 27 y no vas a subir puesto hasta que se jubile.
Peor: Nadie que está bien en la cabeza aguanta aquí más que tres años.
Somos especialistas en X. Somos una gran empresa en el sector X.
Somos especialistas en X, Y, Z, A, S y T Somos una pequeña empresa que está dispuesta a hacer todo lo que se ofrezca.

La página web

Alguien, que toma en serio la empresa para que piensa trabajar, se informa sobre ella en Internet. Como futuro empleado me interesa cuántos empleados tiene y qué proyectos hace. Y por eso debería ser posible encontrar esta información en un tiempo razonable.

Esto parece demandar poco pero a menudo no lo es. El caso más extremo que vi era un sitio web todavía “en construcción”. Más tarde encontré que esta no era la única página de esta empresa. Hubo otra razonable bien. Aún así era suficiente para no enviarla mi currículum.

Los casos menos extremos tienen una página pero sin utilidad. Está sobrecargada con algunos efectos, pero no está claro donde está la información. La opción “sobre la empresa” te acerca a la información deseada, pero hasta ahora nunca encontré una página con “lo que interesa a futuros empleados”. ¿Por qué? Si quieres que los candidatos sepan lo más importante de tu empresa, porque no puedes ponerles esta información en Internet? Al final quieres que lo sepan, ¿verdad?

Igual como los anuncions, las páginas web deberían representar a la empresa de una forma auténtica. Si quiero trabajar en una panadaría del barrio, entonces me parece más simpática una página web simple que una que intenta competir con una compañía multinacional.

En fin, en general es mejor un sitio web simple pero informativo que sobrecargado o incompleto. Mejor para el lector de la página, por lo menos.

El currículum

El currículum es un arte que debe manejar el solicitante de empleo. No obstante, es responsabilidad de la empresa de cuántas unidades de currículum pide.

  1. Uno en el formato propia de la bolsa de trabajo online
  2. Otro en formato Microsoft Word
  3. Grandes empresas y otras que pretenden serlo te piden que, además, te registres en su propia base de datos.
  4. Y finalmente ya me pasó que debía escribir mi currículum a mano en un formulario antes de la entrevista.

Y con esto todavía no es suficiente currículum a veces. Sería bien tenerlo también en inglés y/o un currículum detallado para saber todos los proyectos en que has trabajado.

Pues, yo tengo una vida y para esta debería bastar un currículum. Está bien, pedirlo en formato Microsoft Word (o mejor PDF), pero más allá empieza a dar la impresión, que en tu empresa “de alto valor añadido” no se aclaran ni con el formato del currículum.

También ten cuidado a pedir a candidatos que rellenen tu base de datos online. Esto vale para las diez empresas más atractivas del país, pero la tuya será como mucho el número once. Antes de editar mis datos por n-ésima vez, prefiero solicitar empleo a una empresa donde el departamento personal no me pide que yo haga su trabajo.

Si no puedes prescindir de una base de datos editada por los candidatos (porque trabajas para los top 10), entonces establece alguna asitencia informática, que puede extraer información de un currículum en formato Microsoft Word o PDF.

La entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo permite al seleccionador concocer al candidato en persona. Pero también permite al candidato conocer a la empresa. Y para él, la empresa en este momento es la gente con el habla (los entrevistadores) y la oficina donde está entrevistado.

Puede ser que no hace falta prestar demasiada atención a estas cosas mientras entrevistas a desempleados que están felices con cualquier trabajo que les ofreces. Pero la cosa se puede cambiar drásticamente, si el candidato cobra más que el seleccionador.

Durante la entrevista, no sólo el candidato sino también la empresa debe mostrarse de su mejor lado, si quiere ser atractiva. Por eso las empresas más atractivas (típicamente con menos del 100% capital español) se gastan un dineral en gastos de viaje y hoteles, para que los talentos de verdad no se lo piensan dos veces. Tratan al candidato como un cliente. Invitan al candidato a una bebida si tiene que esperar o incluso a una comida si ha venido de lejos o debe pasar un largo tiempo en la sede de la empresa.

Al lado contrario hubo experiencias que dan lugar las las siguientes recomendaciones:

  • Tú quieres que el candidato sea puntual. Pues, no le dejes esperar tampoco. Ten tiempo para él, sino cambia la hora de la entrevista.
  • Si no estás seguro que puedes dar la bienvenida tú, encarga alguien como la recepcionista de ofrecerle al menos un sitio donde sentarse.
  • Si el candidato debe esperar, déjale esperar en un sitio confortable con algo a leer y al menos agua a beber. No le encierres solo en una sala de reunión hasta que alguien venga. Lo correcto es que el entrevistador le recoja en la recepción.
  • No le pidas su currículum en tres formatos diferentes. Un candidato os envía un formato que podéis imprimir, pero no tiene por qué entender vuestro formato “interno”.
  • Estudia su currículum antes de la entrevista. Queda elegante esconder sus lacunas con la pregunta “Explícame tu currículum con tus propias palabras”. Pero queda fatal si das impresión de no saber nada de él cuando le has pedido un currículum con antelación.
  • Tampoco te pases por el otro lado: si rastreas el Internet por fotos embarazosas del candidato puede ser que colaboras en un acoso. A ti tampoco te gustaría que tu empresa te trataría así. Además, la información puede ser manipulada. Mucha gente no sabe qué fácil es, que una foto únicamente para los “amigos” en un perfil “privado” de Facebook acaba siendo pública. Y tampoco sabe quién más sube fotos o información con su nombre.
  • Conoce bien el puesto que tienes a ofrecer y sé honesto con sus contratiempos. Mentir es malo, también por parte de la empresa. Contratar a alguien que se va a los pocos meses con una mala opinión sobre la empresa no te conviene.
  • Intenta hacer la entrevista una experiencia positiva. Pasas un rato agradable con otra persona y le puedes dejar una buena impresión. Quizá él no sea la person adecuada, pero si tiene buenos recuerdos de ti, puede recomendar tu empresa a un amigo.
  • Agradécele el tiempo y el esfuerzo empleado para la candidatura.
  • No olvides que quieres ser atractivo para un buen candidato. Trátale como un posible cliente. Algo que no pidas a un cliente, tampoco lo pidas a él.

Conclusión

En tiempo de crisis es fácil encontrar cualquiera como empleado. No obstante, los mejores vienen porque tu empresa es la mejor. Para un entrevistado, la imagen que das como entrevistador es la imagen de toda la empresa. Por eso trata a tus candidatos como clientes. Los empleados no compran productos, pero traen un valor añadido que también vale dinero. Si no tienes tiempo suficiente para todos los candidatos, mejor invitas uno menos para una entrevista. Antes que des una mala imagen, mejor des ninguna. Los entrevistadores también tienen días malos, pero por eso no dejan de ser profesionales.

Los empleados altamente cualificados pueden acabar en puestos de trabajo influyentes, donde pueden decidir, como su compañía gasta el dinero. Para ellos, tener una buena experiencia en una entrevista de trabajo puede ser un punto importante a la hora de confiar a tu empresa como suministrador. Es decir, puede ser que ellos no trabajan para tu compañía por razones fuera de tu poder. Sin embargo, es posible que algún día, esta persona es la razón, porque tu empresa gana un proyecto importante. Como empresario, tu red social es un componente importante. Y esta red puedes ampliar también con entrevistas de trabajo.

Lectura adicional