Introducción

Con funcioncitas me refiero a funciones de una o dos líneas, muchas veces con un cálculo muy simple, pero con un valor semántico muy potente.

Escribir una función adicional fracasa a menudo en una cierta pereza, porque hay que buscar un hueco en el fichero fuente, escribirla, en C y C++ hay que añadirlo en la cabecera, eventualmente serás capaz de escribir algún comentario de qué esta función debe hacer y todo esto para una línea de código bastante trivial. Pero esto se puede ver también de otra forma: escribes el código una vez, lo modificas diez veces y lo lees cien veces. Si tardas 99 segundos (1 minuto y 39 segundos) para escribir una función que te ahorra un segundo en la lectura, todavía ahorras tiempo.

El valor de las funciones pequeñas está en su claridad semántica, que mejora mucho la legibilidad del código – sobre todo cuando se trata de una combinación de varias funciones pequeñas. Para ilustrar esto, presento algunos ejemplos.

Copiar con punteros

Si p y q son dos punteros, entonces ¿qué hace el código de C siguiente?

while (*p++ = *q++) {}

Lo que hace es copiar el valor a que q apunta a la memoria referenciada por p. A continuación pasa ambos punteros al próximo y elemento y sigue copiando hasta que haya copiado un cero. (El valor de una asignación es el valor asignado, el cero se interpreta como un false y el bucle while termina.)

Tenemos una expresión booleana basada en cualquier tipo arbitrario que el compilador sepa amablemente interpretar como false o true y que, además, modifica las variables dentro de la expresión. A parte de tener un buen ejemplo de un uso sofisticado pero poco intuitivo del lenguaje de programación C, ¿para qué se podría utilizar un bucle así?

Pues, para copiar un string. En la biblioteca estándar de C hay una definición de strcpy similar a esta (la versión estándar devuelve un char*):

void strcpy(char *p, const char *q)
{
    while (*p++ = *q++) {}
}

Ahora la pregunta: ¿qué te parece más comprensible? ¿Una línea strcpy(p, q) o un bucle while (*p++ = *q++) {}? Técnicamente no trae ninguna ventaja llamar a la función strcpy, pero semánticamente, es decir, el significado del código es mucho más claro para el programador.

Funciones pequeñas son a menudo parte del estándar. La clase String en C# tiene un método IsNullOrEmpty. La expresión

if (!String.IsNullOrEmpty(miString))

reemplaza a

if (miString != null && miString.Length > 0)

Es lo mismo, pero el método IsNullOrEmpty deja la intención más obvia.

Acotar rangos

Un ejemplo simple. Mira el reloj cuánto tardas en contestar a la pregunta. ¿Qué representa c?

c = a < b ? a : b;

Y ahora los mismo otra vez. ¿Qué representa c?

c = min(a, b);

Esto era fácil, pero ¿qué tal con algunos niveles de anidamiento?

c = c < a ? a : (c > b ? b : c);

Esto limita c al rango [a, b]. Si no estás tan firme en el uso del operador ? : podrías escribir la línea anterior con if.

if (c < a)
{
    c = a;
}
else
{
    if (c > b)
    {
	    c = b;
	}
}

Un poco más amigable sería usar las funciones pequeñas min y max:

c = max(a, min(b, c));

Mi opción preferida sería una función

c = limitToRange(a, c, b);

donde el parámetro en medio será acotado al intervalo [a, b].

Puedes optar por hacer una pequeña función que ocupa una línea o la construción con el if anidado arriba que ocupa once líneas por cada variable que quieres acotar. Y puede haber muchas: si c es un índice de un array, entonces podrías tener la necesidad de acotarlo cada vez que accedes al array.

Algo parecido vale si quieres generar un error al recibir un índice fuera de rango. La manera directa sería escribir algo así

if (index < start || index >= end)
{
    std:ostringstream mensaje;
	mensaje << "Error de índice index = "
	        << index
			<< ". Fuera del rango ("
			<< start
			<< ", "
			<< end
			<< ").";
    throw std::exception(mensaje.str());
}

Pero igual vale la pena hasta escribir una clase de excepción propia.

if (indexOutOfRange(start, index, end))
{
    throw IndexException(start, index, end);
}

Conclusión

Funciones pequeñas aumentan considerablemente la legibilidad del código. Ayudan a reducir el número de líneas dedicadas a comprobar la calidad de los datos y dejan a consecuencia más espacio a la parte principal de una función. Para no perder velocidad en la ejecución, C++ ofrece definir estas pequeñas funciones inline.

Muchas veces las funciones pequeñas son tan generales que se pueden usar en todos los proyectos de programación. Una buena gestión debería procurar que se mantiene una biblioteca que todo el mundo en la empresa pueda usar. Como son funciones muy básicas, conviene también pensarse bien sus nombres y el espacio de nombres en que se encuentran.

Si no eres gerente sino un simple programador, entonces te recomiendo que guardes estas funciones en un fichero personal. Así puedes copiar y pegarlas en cualquier proyecto en que participas. De hecho, mantener una biblioteca personal puede facilitar tu trabajo.

Referencias