Una situación peculiar es la creación de software de pago con componentes de software abierto.  Las licencias de software abierto ponen normalmente una condición que se deja resumir así: puedes usar este software gratis en tus propios proyectos siempre y cuando tu dejas usar tu nueva creación también de forma gratuita. Si esto no es la intención, entonces suele ser posible comprar una licencia. Esto es  un caso poco frecuente, pero puede ser interesante para una empresa con una buena posición en su sector.

Un caso más probable puede ser la creación de un software propietario para el uso interno de la empresa. En este caso no suele hacer falta pagar una licencia de software abierto, porque el pago está condicionado a vender un producto. No obstante, no estás obligado a dar tu software a nadie.

El escenario mencionado sólo se refiere a usar un software de pago como un componente en tu aplicación. No se refiere al uso para crear contenido de pago. Por ejemplo, puedes crear una librería de pago con el lenguaje de código abierto PHP, porque el software del lenguaje PHP no forma parte de la librería. El caso contrario sería vender tu propio lenguaje de programación que usar el parser de PHP aunque sea en una versión modificada.

También los ficheros creados con software gratis suelen ser tu propiedad. Por ejemplo, puedes vender textos creados con OpenOffice Writer aunque no hayas pagado por este procesador de texto.

Desde luego, para no violar la ley, es recomendable leerse la licencia (aunque suele ser un rollo). Porque cada licencia es diferente.

Referencias

Anuncios